Mudarse e Independizarse

Facebooktwitterrssinstagram

 

La idea de todo adolescente es salir de casa de sus padres a cierta edad, según expertos conlleva muchos frutos favorecedores. Sin embargo dejar la casa, “abandonar el nido” , mudarse e independizarse, no es tan fácil como lo plantean en ciertas publicaciones.

“Adiós a los horarios, a las reglas y a los gritos”, piensan muchos adultos y jóvenes cuando deciden dejar la casa de sus papás para emprender un nuevo camino: el de la independencia.

Mudarse y consejos-ahorro-independizarse-alquiler vivir solo, es hacerse cargo del hogar por completo y de uno mismo. La vida independiente de tus familiares te hace mas autónomo tanto en desiciones como acciones, ya que no tienes a alguien que te limite, tu mismo pones el limite y de no ponerlo eres responsable de las consecuencias de tus actos, afirma el Psicologo José Pirano.

Todos los que se independizan deberán tener conciencia de la palabra “independizarse”, el significado va mas haya de lavar trastes y pagar cuentas, conlleva deberes y responsabilidades trascendentales como el de autogobernarse.

Al mudarse de la casa de tus familiares es uno de los ámbitos mas afectados, los lazos familiares, por eso los expertos recomiendan que la decisión de los hijos se transforme en paso a nivel familiar. Es decir tener una platica previa con sus padres, para así hacerlos parte de la decisión, de lo contrario cambios abruptos dan paso a generación de conflictos. En esta línea, se le aconseja a los implicados que argumenten bien su decisión y que la comuniquen con madurez para, de esta forma, generar confianza.

Según Piraino, en muchos casos los hijos que dejan la casa mejoran la relación con sus padres, ya que los valoran más y priorizan la calidad por sobre la cantidad de encuentros, llegando así a conversaciones más profundas y a forjar lazos como “hijos adultos”. En este contexto, el psicólogo afirma que los padres que dejan partir a sus hijos van dando pie al establecimiento de un “equilibrio familiar”, ya que se van ajustando a cambios que son naturales.

715x402_54bb00070cxx_mudanzaCada paso tiene su dificultad, por eso se recomienda que los hijos no tomen sus propio rumbo antes haber alcanzado la madurez propia de la adultez temprana. Una edad aproximada es a partir de los 20 años de edad ya que en la etapa previa a esta edad la adolescencia no tiene clara su identidad y por lo tanto no son capaces de ser responsables.

Por otra parte, aseguran también que se debe tener la situación económica para poder mantenerse sin patrocinios externos. De lo contrario, el joven o adulto no consigue hacerse responsable de sus gastos e ingresos y, por lo tanto, no se logra una verdadera autonomía.

En esta línea, el hecho de que, a través de un proceso de independencia, la persona fortifique su identidad y descubra cuáles son las metas que quiere en su vida, lo va a llevar, por consecuencia, a tomar también decisiones más consensuadas en el ámbito amoroso. Por lo tanto, su relación de pareja debiese gozar de mayor estabilidad. “La relación amorosa conlleva entrega y responsabilidades y al irte a vivir sólo estás más preparado para esto”, agrega Josefina Vial al respecto.

¿Cómo fue tu experiencia de independizarte de tus padres? ¿Qué otras cosas recomendarías?

botoncotiza-pequeño

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail

También te podría gustar...


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *